BALSAS DE BANANERO. LAGO CHAMO

 

bt imagenes

Parque Nacional Nech Sar. Es un Parque Nacional con varios animales silvestres. Buena cantidad de monos, y en el agua cocodrilos e hipopótamos. Ubicado en el Rift Valley a 1.100 m de altura en la región sur. Hacia el sur está el lago Chamo y separado por una lengua de tierra llamada El Puente de Dios, el lago Abaya hacia el norte. Ambos lagos están conectados por túneles submarinos.

Nos alojamos en un hotel con bungalós en Arba Minch.  Una especie de resort cerca del Parque Nacional, sin internet, ni nada moderno (es el Paradise Hotel de Abra Ninch). Camas con mosquiteros (llenos de insectos), un ventilador y todo el bungaló construido con piedras.

No bien salimos del puertito del parque, para hacer avistaje de aves y fauna, encontramos lo que buscábamos. Pescadores con sus balsas de tronco de bananero. Bien primitiva, fácil de construir, pero que les es muy útil tanto para pescar como para trasladarse por las islas.

Entre dos balsas ponen el trasmallo (red) y usan como flotadores botellas de agua mineral. Vemos cuando sacan un hermoso ejemplar de perca del Nilo. Uno de los más buscados en todos los espejos de agua. Pero es interesante su accionar dado que son pescadores furtivos al estar prohibida la pesca dentro del Parque Nacional. Aunque la ejercen de generación en generación; son de la etnia Gamo, una de las 80 de Etiopía.

Pero corren doble peligro, cerca de la costa están los inmensos cocodrilos del Nilo y del otro lado de la isla, grupos de hipopótamos que son terriblemente territoriales. En costa firme, como vimos entre las primeras fotos, el guarda parque con su ametralladora en la espalda. Ya a esta altura estábamos acostumbrados a ver ametralladoras por todas partes. En las ciudades, en el campo, los jefes de la tribu Karo o los Hamer,  en los lugares de enfrentamiento entre etnias, en la frontera con Kenia y Somalia; los pastores llevan ametralladoras, como los nómades. También los uniformados: los guarda parques, los de ejército, etc. Al principio nos chocaba y hasta asustaba. Como todo, después de una semana, lo veíamos como algo común, aunque no nos dejaba de ponernos mal.

Pero pescar prácticamente metido en el agua con cocodrilos e hipopótamos, prefiero estar en tierra.

El lago es realmente hermoso con abundantes aves de todo tipo. Además de una variedad interesante de fauna.

Los comentarios están cerrados