BARCO DE MARMOL. PALACIO DE VERANO. BEIJING

 

 

 

bt imagenes

Una de las mayores sorpresas que me llevé buscando barcos antiguos o embarcaciones primitivas, fue cuando  en Beijing me propusieron ir a ver un barco de mármol.

La cuestión que estando allí consulte y es un barco muy famoso, que lógicamente no es un barco. Es in icono de su época como muchos otros como puede ser el May Flower, el Cutty Sark, la Corbeta Uruguay, etc.

Pero buscando mucho para tratar de comprenderlo, encontré este trabajo de Joan Comas y prefiero transcribirlo a destruirlo.

“Un claro ejemplo de un convulso periodo de la historia de Asia fue sin duda el barco de mármol. Dicha embarcación se halla en el gran lago artificial del palacio de verano, a las afueras de Pekín.

Hacer pabellones en forma de navío, es un elemento arquitectónico que se puede apreciar en distintos jardines de este país. La obra en si hace referencia al consejo que siglos antes un canciller había hecho a su soberano: LAS MISMAS AGUAS QUE MANTIENEN UN BARCO LO PUEDEN HUNDIR.”

Con ello quería decir que si bien el pueblo mantiene al emperador, éste si no es virtuoso y justo puede ser derrocado por el mismo pueblo. No obstante veremos que no siempre escucharon tal advertencia.

La construcción del barco de mármol

Aprovechando construcciones anteriores, el palacio fue erigido por la última dinastía imperial, la cual no era china sino de origen manchú. Como guerreros de las estepas, los nuevos amos de la nación encontraban el clima de la capital tan asfixiante en verano como los elaborados ritos y protocolos que exigía la corte, por lo que construyeron este complejo palaciego para descansar.

Fue uno de estos emperadores quien al remodelar el complejo ordenó la construcción de esta inusual embarcación. Realmente inusual porque si bien los castillos de la nave eran de madera, la base era de mármol. ¿Entonces cómo flotaba? La respuesta es simplemente porque debajo del buque hay una gran roca la cual lo sustenta, la metáfora vendría a ser “este barco que representa mi gran imperio jamás se hundirá”. No es la única referencia a la longevidad que se puede apreciar en este lugar.

El barco original fue destruido por las tropas de Francia y Reino Unido durante la segunda guerra del opio, junto a los palacios de estilo europeo que daba un toque “exótico” al recinto.

Pasada esta inestabilidad, ascendió un nuevo emperador el cual ambicionaba modernizar China para que estuviera a la altura de los grandes imperios europeos. Para realizar dicho proyecto envió a oficiales tanto civiles como militares a estudiar distintas disciplinas, contrató personal extranjero para la formación, adquirió buques de guerra moderno e incluso preparó un borrador para una constitución liberal.

Pero casi todos los intentos fueron truncados por su conservadora tía, la emperatriz viuda Cixi. Esta, al haber actuado como regente en más de una ocasión, había consolidado una gran esfera de poder a su alrededor y pese a que inicialmente había apoyado dichas reformas pronto le giró la espalda.

Cixi también estaba interesada en reconstruir el palacio de verano, por lo que para sufragar el elevado costo encargó desviar grandes cantidades de los fondos destinados originalmente para la modernización de la armada imperial. Esta decisión indignó a gran parte de la oficialidad y al pueblo llano, pero al ministro de marina (quien le debía el puesto a ella) lo consideró un “mal menor”. Para la realización del mastodóntico complejo se encargó a otro príncipe, famoso por su nepotismo, corrupción y cuya principal “afición” por así decirlo era vender puestos en el gobierno a un buen precio.

Durante las obras una terrible inundación afectó las zonas cercanas a la capital. Los consejeros de la corte recomendaron detener el proyecto del palacio y usar parte de los fondos para reconstruir la zona afectada y mitigar el sufrimiento del pueblo. Lamentablemente para los afectados, la idea fue inmediatamente desechada y las tareas continuaron ininterrumpidamente hasta su finalización en 1891, de este modo no solo quedó bien patente lo corrupta que se había vuelto la dinastía sino su indiferencia ante su propio pueblo.

Uno de los elementos que se volvieron a erigir fue el barco de mármol, cuya eslora mide 36 metros. En esta ocasión todo el complejo estaría hecho de distintos tipos de mármol, embellecidos por las figuras cinceladas por los artesanos, vidrios de colores y lujosos muebles laqueados… Pero lo más curioso es que se le añadieron dos ruedas de mármol a babor y a estribor, dicho elemento simbolizaba que era un buque de vapor. Con el carácter de “longevidad” tallado en ellas era toda una declaración de que el imperio modernizado era insumergible, un adjetivo que parece ser que no trae mucha suerte a los buques que lo llevan.

Los comentarios están cerrados