CANOAS A VELA

 

   bt imagenes

 

 

Investigando las embarcaciones de la costa   brasilera es imposible no toparse con la canoa monoxila. Hay muchas clases de canoas. Estas varían por su tamaño, madera y especialmente en su utilización. La presente investigación está orientada más a un tipo de canoa en especial, la que podemos encontrar en la costa del  “nordeste brasileiro”. Son de gran porte y todas llevan una o dos velas.  Por otra parte me llamo la atención que las usen para navegar hasta en mar abierto, con lo que esto significa: el océano Atlántico.

Mi primera experiencia, para resumirla un poco, se puede decir que fue desastrosa. NI bien me subí a ella (tenía una eslora de 6 mts. y 0,50 de manga), siguiendo las indicaciones de Chico y Pedro me sujete fuertemente con las manos a las bandas y simplemente me di vuelta antes que ellos la abordaran. Todo fue tan rápido que ni atine a soltarme, me quede aferrado y velozmente la hicieron girar, sacándome del agua. Mucho más inestables que los kayaks o las canoas canadienses, me empezaron a explicar, cuando la risa se los permitía, que con movimiento de cintura debo estabilizarla, etc. De esta forma fui comprendiendo los secretos de la canoa y el porque en distintas zonas según su uso, suelen ser más pesadas, es decir con un fondo más grueso; o si no se les aumenta el francobordo para mayor carga etc.

 

ITAPARICA.

 

Este vocablo en lengua Tupi significa “muro de piedra” y aparentemente fue dado por los 15 Km. de costa de arrecifes que encierran la costa Este a unos 400 mts. de la orilla. Son los responsables de las aguas tibias y calmas que más asemejan a una pileta  que al mar. Esta isla con 240 km. cuadrados, fue muy importante por el ‘Contrato de Ballenas’ firmado en 1622, cuando en la “Bahía de Todos los Santos” podían encontrarse gran cantidad de  cetáceos.

El aceite que se extraía de ellos era tan importante para su uso en iluminación , que la grasa era derretida en grandes calderos, de los cuales algunos todavía se pueden encontrar en la orilla del mar.

A mediados del siglo XIX, las ballenas ya habían desaparecido de la bahía. Llegaban en el mes de mayo, quedándose hasta fines de diciembre. Las hembras iban, cerca de tierra a parir y se quedaban con sus crías, tres o cuatro meses hasta que se encontraban en forma como para seguirlas por el Océano . Durante estos meses volvían a ser fecundizadas.

Según Gabriel Soares, se desplazaban en grupos de 10 a 15 , causando gran temor entre los navegantes por los estragos que causaban a los barcos cuando, jugando, se ponían a saltar.

Debido a la escasez de aceite para barcos, iluminación y sobre todo por la atracción que los negros tienen al mismo, según las crónicas “os negros lhe sao muito afeizoados, nao bastara todo o aceite do mundo ” el Gobernador  ‘Diego Botelho de Reyno’ , viendo la cantidad de ballenas que nadaban en la bahía sin que nadie las pesque , hizo traer dos naves a cargo de Vizcainos para que le ensenen a los portugueses.

En este tiempo Portugal estaba bajo el dominio de España, por eso se explica la contratación de Vizcainos.

Hacia mediados del siglo pasado llega a haber una flota de 120 balleneras con unos 2.000 tripulantes.

Las balleneras son consideradas las embarcaciones más veloces, ‘solo superadas por las canoas’, según las crónicas de Bernardino Ferreira Nobrega.

En la actualidad el turismo y la explotación del petróleo son la actividad principal. Del cultivo de la caña de azúcar , del “Dende” (de donde se extrae un aceite muy codiciado ) y de la cría de ganado solo ha quedado un poco a forma de muestra. Pero sus antiguos pobladores  siguen viviendo en pequeñas aldeas  manteniendo tradiciones y costumbres traídas del África en los barcos ‘negreros’.

Es así como este es uno de los pocos lugares donde el culto a Iemanja tiene gran importancia. Según la leyenda su morada está en una fuente de agua mineral a la cual se le atribuyen poderes rejuvenecedores. Es centro de grandes fiestas y prácticamente toda la población negra de la ciudad cruza en  Ferrys desde San Salvador , durante los fines de semana.

Un poco más alejados de los centros turísticos y de los poblados están las colonias de pescadores, es allí donde podemos encontrar canoas de tronco de uno, dos y hasta tres mástiles .

 

CANOAS

 

En el matto Grosso , Amazonas y el Orinoco los indios las hacían de corteza de árbol. Para ello elegían un árbol , por lo general “Yatoba” y haciendo una incisión a todo lo largo le quitan con mucho cuidado la corteza, le dan la forma a la proa y la popa y le colocan unos bancos de tablas, que sirven a su vez para que la canoa no se cierre cuando la corteza se seca. Tapando con barro y pasto , a modo de calafate , los lugares por donde entra agua. Luego de la llegada de los europeos, comenzaron a colocarle velas a las canoas

La canoa de tronco está confeccionada por madera de ‘Cedro’ para las grandes y de ‘Jurena’ u otras maderas comunes para las mas chicas, dejando la parte más gruesa para la proa. La popa y la proa son muy lanzadas, para poder facilitar el embarque y desembarque  de pasajeros y tripulantes. Las dimensiones varían de 5 a 20 mts. de eslora, manga de 50 cm a 1,30 mts y su puntal aproximado es de 30 cm a 70 cm. El tronco se desbasta por dentro y luego por fuera se perfecciona el casco. Los mástiles son de madera liviana y flexible , del tipo de la pindaiba, pero debo decir en cuanto al tema de la madera , que en realidad no se hacen tanto problema y utilizan la que pueden encontrar con más facilidad. Salvo para el casco que buscan maderas que el agua las afecte menos.

En su aspecto las que se encuentran en la costa de Brasil son muy similares a las africanas. Una  vez que llegaron los europeos , se les coloco a las canoas antillanas , uno o dos palos con velas hechas de cueros, esteras o simples ramajes. En Brasil, también con uno o dos mástiles se les aparejo con vela latina o tarquina. El palo mayor va colocado en el medio , siendo el trinquete ubicado bien a proa. Del palo mayor penden cabos que utilizan para adrizar, haciendo trapecio cuando el viento refresca, cosa común en la Bahía de Todos los Santos.

 

CANOAS DE VELA LATINA

 

Las de un palo aparejadas con vela latina , fijan el puno de amura en un orificio practicado en el casco, en la banda de barlovento. Los que tienen trinquete , fijan el punto de amura en la ‘roda’. Con viento en popa, van a oreja de burro.

Por lo general , las de vela latina , son utilizadas para el transporte de pasajeros, son muy veloces y la gente las prefiere a los “Saveiros”, ya que no deben esperar tanto para completar el pasaje y zarpar. La orza llega a tener 2 mts de largo y de 1 a 2 mts. de ancho. esta confeccionada en madera dura , para que resulte más pesada y mantenga su posición.

Se la coloca a sotavento y es lógicamente retirada cuando se navega con viento en popa. Para fijarla tan solo se la ata con cabos. La cambian de posición inclinándola hacia proa o hacia popa en las diferentes condiciones de viento por medio de los orificios practicados en el casco. Casi todas las que observe cuentan con un cabo de seguridad, para no perderlas en caso de alguna falsa maniobra. En cuanto al timón, es por lo general un simple remo, salvo en las canoas grandes de pesca que tienen timón en popa.

El fondeo más utilizado es una simple piedra atada con cuerdas. Otros utilizan dos maderas, con puntas en forma de una colocadas en cruz, de las cuales salen 4 clavijas de madera flexible que encierran una piedra , para darle peso al conjunto, ligadas con un cabo fino.

 

CANOAS DE VELA TARQUINA

 

Estas canoas utilizadas para la pesca, son las que cuentan con la mayor superficie velica. Al igual que los jangadeiros, estos pescadores van mar adentro, a veces pasando más de un día.

Se las encuentra de uno o dos palos ubicados en la misma posición que en las de vela latina. Estas , a diferencia de las de vela latina, cuentan con un timón, aunque en  las más pequeñas lo suplanta un remo.

Son más pesadas que las otras, el casco es más grueso en el fondo, así y todo son muy veloces. Llevan hasta 6 tripulantes que en caso de calma reman.

A  la vela confeccionada de algodón la van mojando para cerrar la trama y aprovechar mejor el viento. Son de pie suelto, sin botavara.

 

SU GENTE

 

Cercano a Mar Grande (en la isla de Itaparica) , hay un caserío de pescadores. En si son precarias barracas donde conocí a tres “Canoeiros”: Luis , Gilberto y Policarpo.

Se encontraban  descansando a la sombra. A su lado había una canoa que le faltaba poco para estar lista. Luego de convidarlos con cigarrillos les hago preguntas concernientes a la canoa y su actividad. Gilberto entusiasmado por mi interés me hace una demostración de como se desbasta un tronco y pasándome el hacha me invita a probar.

Tras casi cortarme un pie, preferí seguir sacando fotos mientras ellos lo hacían . Son marineros natos , conociendo su oficio por una tradición que se pasa de padres a hijos.

Conocen los vientos de la Bahía y sobre todo los lugares donde pueden hallar protección en casos de tormentas más fuertes de las previstas. Son muy conservadores y al preguntarle el porque de tal o cual cosa , se limitaban a contestarme que siempre se había hecho de esa forma.

Gilberto tiene la especialidad de pesca de langostas y cangrejos. Para ello recorre las trampas, que pone cada dos o tres meses en sitios diferentes y saca lo capturado, volviendo a colocar cebo nuevo. Se lamenta de que la economía ande tan mal y haya bajado tanto el consumo de estos crustáceos.

Policarpo se vanagloria de que con su espinel y red , siempre obtiene capturas que le permiten mantener a su familia , ya que el pescado es comida del pueblo.

Entre los habitantes de estas pequeñas colonias de pescadores hay costumbres muy interesantes, como la de mantener a la viuda y los hijos de esta , cuando uno de ellos muere o desaparece en el mar, hasta que vuelva a casarse o el hijo mayor lo reemplace en la tarea de traer el sustento.

Luis, de unos 25 años, el más joven de los tres, me ensena como sacarle el agua a una canoa con sacudidas secas hacia proa y popa, me dice que “Es muy útil saberlo, por si se da vuelta cuando esta navegando”.

Gente muy simple y buena , me advierten que no todos son así y que me cuide mucho de los “praieiros” que es gente “deshonesta”. Me invitan a compartir una “Moqueca de peixe, la cual de improviso es interrumpida cuando Luis y sus compañeros, salen corriendo, empujan una canoa al agua y remando a toda velocidad se dirigen hacia un punto en el mar, que un pescador señala desde la costa levantando y agitando un brazo mientras , con el otro indica hacia alta mar donde se encuentra el cardumen de peces. Pero llegaron tarde o la red no fue lanzada con suficiente arte. Así es que remando lentamente regresan hacia la costa.

Sacan la canoa del agua y vuelven a seguir con la moqueca abandonada, mientras el vigía continua con su lento caminar mirando el mar en busca de peces. Luis me dice :”La mayoría de las veces ocurre esto, pero con que agarremos un cardumen cada 2 o 3 días es suficiente.”

Las mujeres colaboran  en la pequeña economía de “supervivencia”, tejiendo , bordando telas, confeccionando redes , ocupando puestos en el mercado, además de un pequeño cultivo y los quehaceres domésticos. En cuanto los niños deben estar con sus padres para aprender el oficio y colaboran en tareas menores o van a mendigar.

Aunque no usan motor para la pesca si hay canoas con fuera de borda para el transporte de pasajeros.

Preguntando si prefieren algún tipo de madera en especial, cada uno responde con la de su preferencia. El cedro es la que mas éxito tiene, pero también usan “Tatayuba”, “vinhatico”, “guerana” y “putunuje”, pero me aclaran que para el palo y verga corresponde “jenipapo” , “bemba” o “conduru” , los remos son de “olandin” o “aderno”.

En cuanto a las redes , cada vez se utilizan  mas aquellas hechas de materiales sintéticos, así y todo no consiguieron desplazar a las de hilo de vegetal.

Los anzuelos son por lo general de muy buena calidad, se llegan a ver algunos importados , pero también , a su lado , uno de alambre.

Las herramientas que utilizan se limitan a un hacha recta que manejan con  una habilidad increíble. Casi no usan clavos, son muchas las canoas que se ven  reparadas.

Algunas en la popa  tienen un rompe olas para cuando las olas las alcanzan en las barrenadas. Otras tienen las bordas suplementadas con tablas para aumentar el francobordo.

 

ANTES Y AHORA

 

En los libros de Historia  aparece que la canoa tuvo importante participación en acciones navales de la lucha por la independencia siendo utilizadas también como correo entre los combatientes. Hay innumerables citas de estas embarcaciones y hasta las utilizan para escapar de las cárceles, como en el caso del revolucionario Benito Goncalvez.

En la actualidad , pude ver en la “Rampa do Mercado Modelo” , frente al “Levador Lacerra” , como son utilizadas para llevar jóvenes prostitutas hasta los buques mercantes que fondean en la Bahía, en espera de la autorización para atracar y comenzar las tareas de carga y descarga.

Por lo general, siempre hay un grupo de chicas que están a la espera de nuevos arribos. Antes que el buque fondee, salen las canoas en viaje que puede durar de una a dos horas. Francamente me hizo recordar las famosas acogidas de pueblos de la Polinesia , cuyos fines no son precisamente estos. Parten bajo cualquier condición meteorológica durante el día o la noche. Más de una vez se dan vuelta siendo socorridas rápidamente por las otras.

Así y todo, por lo general hay que lamentar la pérdida de vidas, ya que son pocas las que saben nadar.

Pasado uno o dos días en el mercante , las vuelve a buscar el mismo canoero y antes de dejarlas en la rampa del Mercado Modelo , les cobra el viaje. No es raro que las roben en cambio de limitarse a la tarifa que habían pactado, total a quien le van a reclamar.

Todas son muy jóvenes, entre 15 a 20 años, la mayoría madres de una o dos criaturas con historias similares. Las que no se escaparon de sus casas a temprana edad para casarse siguiendo alguna ilusión, fueron entregadas por sus padres a algún individuo importante, para asegurarles el futuro. Ya grandes se separan o vuelven a escaparse dejando sus hijos al cuidado de la madre, para poder trabajar y mandarles cada tanto algo de dinero, con la esperanza de hallar algún trabajo de modelo, bailarina o cualquier cosa que las eleve un poco.

En si siempre atesoran la fantasía de que algún extranjero las lleve a Europa o Norte América, donde podrían conocer un mundo mejor, creado tan solo en la imaginación por tantas fabulas que se escuchan dar vueltas por lugares como la “Lagoa de Abate” con sus domingos de samba “familiar” o la “Cantina da Lua ” en el Pelourinho, donde se reúne lo más bajo del tráfico de drogas y de todo delito especializado  hacia los turistas.

 

FUTURO

 

El futuro de la canoa a vela está ligado a que en la Bahía de Todos los Santos corra una brisa de viento.

Tanto para el transporte de mercaderías como en su uso de Ferry , que son los más amenazados , tienen mucha gente que las prefiere. En cuanto a la pesca en todas sus formas no existe elemento más barato con mayor utilidad y rendimiento , siendo bastante seguro por la zonas de arrecifes donde navegan.

Pienso y no creo equivocarme que la canoa a vela va a seguir navegando por Bahía mientras en ella corra viento.

Los comentarios están cerrados