FUERTE MICHILIMACKINAC. LAGO MICHIGAN

 

bt imagenes

Cruzando el estrecho entre el lago Michigan y el Huron encontramos este fuerte y colonia que está en lo que fue la misión Jesuita de San Ignacio establecida en 1671. Estas tierras estaban ocupadas por los Ojibwa (tienen un centro de salud en la zona y Museo) y Odawa. Son tribus hermanas.

El lugar fue explorado desde 1612 y fue un excelente punto de encuentro para comerciar pieles con los nativos. Los primeros europeos fueron los franceses. Los comerciantes navegaban anualmente desde Quebec, a más de 900 km del lugar, quedándose el verano y volvían en otoño con las canoas cargadas de pieles tan valoradas en Europa.

Después de la guerra de los 7 años entre franceses y británicos, juntamente con los indios de cada parte, pasó a manos de los británicos. Fue atacado por los Ojibwa y ocupado por ellos en 1763, pero recuperado por los británicos un año después. Luego quedó abandonado al trasladar el fuerte a la isla Mackinac.

Este resumen histórico nos sirve para comprender como fue la vida en el lugar con los nativos y luego sucesivamente los franceses y británicos.

Se realizó una reconstrucción de las viviendas de las sucesivas ocupaciones con importantes trabajos arqueológicos. Nos dejó sorprendidos como está desarrollado el tema histórico y arqueológico con la reconstrucción realizada y la recreación de la forma de vida de sus ocupantes.

Es algo que durante muchos años como museólogo no había visto nunca. En cada lugar reconstruido hay un guion histórico y una muestra arqueológica de lo hallado en el lugar. Las cosas que quedaron bajo los cimientos de las nuevas construcciones están cubiertas con vidrio sobre el que se puede caminar, como por ejemplo, los restos del polvorín que incendiaron al dejar abandonado el sitio al trasladarse al nuevo fuerte en la isla Mackinac. Justo enfrente.

El mismo tratamiento lo podemos observar en las viviendas como por ejemplo la del comerciante, el jefe del lugar, etc.

Se pueden apreciar varios estilos de construcción según las épocas: techos de corteza, luego de tablas de cedro y, para los más modernos, de tejuelas de madera. También los restos en los basureros mostraron como se alimentaban los franceses y, luego, la gran diferencia con los ingleses mientras se formaba la colonia. Los franceses tenían una alimentación más parecida con los nativos: pescado, maíz y aves de caza; en cambio los británicos ya tenían animales de corral, cerdos, gallinas y vacas.

De la misma forma se puede ver los restos acumulados en los pisos de las construcciones con elementos de la vida diaria hallados.

 

 

Los comentarios están cerrados