Georgias del Sur

GRYTVIKEN

bt imagenes

Grytviken es una estación ballenera abandonada ubicada en la costa noreste de la isla San Pedro o Georgia del Sur, en la caleta Vago. Grytviken es parte del archipiélago de las islas Georgias del Sur, considerado por las Naciones Unidas como un territorio en litigio entre el Reino Unido —que lo administra como un territorio británico de ultramar— y la República Argentina ,que lo incluye en el Departamento Islas del Atlántico Sur de la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur. [VER MAS]


ESTACION BALLENERA DE PUERTO LEITH

bt imagenes

Esta estación ballenera se encuentra en una bahía hacia el noreste de la bahía de Grytviken. Está contigua a la de Stromness. Separadas ambas por una estribación montañosa y las dos al pie de respectivos glaciares, que les aseguraba abundante agua potable imprescindible para el proceso de las calderas en la elaboración del aceite y demás productos derivados de la ballena. Luego reemplazados por los derivados del petróleo. Era considerada una estación escocesa, dado que la empresa Christian Salvesen Ltd. estaba radicada en Edimburgo. William Storm Harrison fue uno de los promotores de la creación de Leith Harbour. Su nombre Leith está dado por un área del puerto de Edimburgo llamada “Leith”.  Funcionó desde 1909 hasta 1965. [VER MAS]


STROMNESS

bt imagenes

Se trata de una estación ballenera muy cerca de Puerto Leith en las Islas San Pedro (Georgias del Sur). Su nombre proviene de una ciudad en las islas Orcadas. En 1907 esta estación era una factoría flotante. No era como las actuales, sino que se trataban de buques cargueros adaptados a factorías. Bien anclados y sujetos a tierra firmemente, trabajaban como las otras factorías con los “catchers” que cazaban las ballenas y las llevaban. En 1912 se instaló en tierra y operó durante unos años, cuando en 1931 fue transformada en astillero para la reparación de los buques que operaban en la zona. Es así que en las fotos podemos ver gran cantidad de hélices, dado que era un punto muy vulnerable para los cazadores de ballenas por la navegación entre rocas y bajos fondos no señalados en la cartografía.También encontramos gran cantidad de otros elementos como anclas y nidos de cuervo (desde donde avistaban las ballenas). Tenían una fundición y reparaban máquinas y trataban de mantener a flote cualquier tipo de embarcación. Era operada por una empresa de Noruega: la Sandefjord Whaling Company. Operaron hasta 1961, cuando quedó abandonada. Una gran casa del administrador y en especial las peripecias que vivió Ernest Shackleton en 1916 fue lo que la hicieron famosa. A este lugar llegó con dos compañeros de infortunio cuando, luego de atravesar el mar desde isla Elefante en las Shetland del Sur en un bote, toco tierra del lado sur de Georgias. Escalaron la montaña y se deslizaron por un glaciar hasta llegar a la factoría. Luego de reponerse se dedicó a rescatar a sus compañeros náufragos del “Endurance”. Una proeza increíble que demuestra los hombres de acero que eran.


EL CAMINO DE SHACKELTON EN GEORGIAS DEL SUR. ISLA SAN PEDRO

bt imagenes

Partieron de Isla Elefante en el “Caird” y un bote salvavidas con lona como cubierta.  El 8 de mayo gracias a la habilidad de Worsley para la navegación, avistaron los acantilados de Georgias del Sur, pero vientos huracanados les impidieron llegar a tierra. El grupo se vio obligado a capear el temporal lejos de la costa para evitar estrellarse contra las rocas. Más tarde supieron que ese mismo huracán había hundido un vapor de 500 toneladas que había zarpado de Georgias del Sur en dirección a Buenos Aires. Al día siguiente fueron capaces de poner pie en tierra en la deshabitada parte sur de la isla.Tras un período de descanso y recuperación, y en lugar de asumir el riesgo de navegar hasta las estaciones balleneras de la costa norte, Shackleton decidió intentar el cruce de la isla por tierra a través de una ruta nunca antes transitada, ni siquiera por los balleneros noruegos. ​ McNish, Vincent y McCarthy se quedaron en el punto de desembarco de la costa sur, mientras Shackleton, Worsley y Crean tardaron 36 horas en recorrer los 51 km de terreno montañoso que los separaban de la estación ballenera de Stromness, a donde llegaron el 20 de mayo. «La vista resultó decepcionante. Miré desde un empinado precipicio hacia un caos de hielo arrugado, cuatrocientos cincuenta metros por debajo de nosotros […] En recuerdos éramos ricos. Habíamos penetrado el barniz de la superficie. Habíamos sufrido, padecido hambre y triunfado; nos habíamos humillado y, sin embargo, habíamos tocado la gloria, habíamos crecido con la grandeza del todo. Habíamos visto a Dios en Su esplendor, oído el texto que interpreta la naturaleza. Habíamos alcanzado el alma desnuda del hombre.» Del diario de Shackleton. Es así como nosotros escalamos un poco y bajamos teóricamente por donde lo hizo Ernest Shackleton y compañeros. Ese glaciar no está más, pero en las fotos van a ver como dejó la morena siendo un paseo con su riesgo, dado que estas piedras lajas son muy inestables.


PINGUINOS REY. ISLA SAN PEDRO

bt imagenes

Fue una agradable sorpresa. Aunque ya nos habían adelantado que el lugar era único con una pingüinera enorme. Decenas de miles de pingüinos Rey. Algunos con sus huevos, otros recién nacidos, los pichones cambiando el plumaje, todo al mismo tiempo. Sucede que ponen un huevo el cual es incubado por turnos por el macho y la hembra. Al nacer tiene un pelaje  muy corto negro y rápidamente saca un plumón de color marrón hasta que, cuando llega al año, lo cambia por su plumaje característico. Vive en islas sub-antárticas diferenciándose del pingüino Emperador que vive en el Continente Antártico, sobre el hielo, donde tiene a su cría. Nos impresionó la cantidad que había en esta roquería (buscan suelo de piedra donde pueden trepar). Los pingüinos en general son muy vulnerables a la contaminación y en especial a los derrames de petróleo. Su plumaje es el traje de buceo, que con el aceite que segregan las heladas aguas no llegan al cuerpo, cosa que los mataría. Lentamente las colonias van aumentando su población y van apareciendo, lentamente, nuevas colonias.


ALBATROS ERRANTE. ISLA PRION

bt imagenes

La naturaleza en los lugares no impactados por las ratas, como la isla Prion o la Albatros, hace que aniden aves muy difíciles de ver y tan amigables. En esta isla hay desde pingüinos Papuas, lobos de dos pelos, petreles y albatros sean pichones, estén empollando o en pleno cortejo de amor. Los dos machos despliegan todo su arte para la conquista de la hembra. Levantan las alas  con curvatura como si fuesen brazos de un oso o una capa de torero. Sus picos se baten a duelo produciendo una extraña música. Sin importar lo cerca que yo estuviera, ellos estaban en su mundo. Es muy probable que no hayan tenido mucho contacto con humanos. [VER MAS]


ELEFANTES MARINOS. GOLD HARBOUR. ISLA SAN PEDRO

bt imagenes

Cuando nos contaron que íbamos hacia Gold Harbour o Puerto Oro, me imaginé a principios del siglo pasado a los buscadores de oro. Bueno por supuesto que mi imaginación supera cualquier cosa. Fui preguntando y el nombre proviene de los cazadores de lobos marinos y elefantes  marinos. Sucede que al atardecer o al amanecer los acantilados cercanos brillan de color dorado. Como podrán ver en las fotos fuimos al amanecer y los acantilados parecen de carbón. Además de ser un lugar extremadamente peligroso si algo falla. [VER MAS]


PINGÜINO MACARONI O DE PENACHO NARANJA

bt imagenes

Recorriendo el archipiélago de las Georgias del Sur, tenía gran interés en ver al pingüino Macaroni o de penacho naranja. Ahora no estaría tan interesado, dado que estas pingüineras están en suelos con turbales y en ellos anidan. Recorrimos con los botes de goma el Cabo Buller buscando un lugar para descender. Como pueden ver, la costa no es muy amigable, pero cada tanto aparece una playita y allí bajamos. La subida fue sencilla, pero al llegar a la pingüinera nos enterramos en ese lodo con nitrito y agua podrida. Todo sea para sacarle unas fotos. Eran muy tranquilos, hasta por poco posaban para nosotros. Al regresar nos esperaban con mangueras para lavarnos en la cubierta del barco. La isla San Pedro y el conjunto de islotes son como para quedarse semanas explorando. Hablan mucho de Galápagos, que recorrí y navegué, pero las Georgias del Sur con sus glaciares y variedad de vida silvestre, es fantástica.

Los comentarios están cerrados