Grytviken

GRYTVIKEN

bt imagenes

Grytviken es una estación ballenera abandonada ubicada en la costa noreste de la isla San Pedro o Georgia del Sur, en la caleta Vago. Grytviken es parte del archipiélago de las islas Georgias del Sur, considerado por las Naciones Unidas como un territorio en litigio entre el Reino Unido —que lo administra como un territorio británico de ultramar— y la República Argentina —que lo incluye en el Departamento Islas del Atlántico Sur de la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur. [VER MAS]


BUQUE  BALLENERO “JUAN PERON” (1952)

bt imagenes

La empresa Pesca SA fue vendida a una firma japonesa que luego la cerró. Desde 1940 la caza de ballena se realizaba con buques factorías donde, además, se la procesaba totalmente. De esta forma se llegó al record de 32.000 ballenas de barba en un año. Las factorías en tierra eran muy costosas y con un alto gasto de mantenimiento. Argentina no fue la excepción, y se encarga un buque factoría que se llamó Juan Perón. Los buques factorías tuvieron un gran auge y Perón tenía esa idea desde 1946. En 1948 la Compañía Pesca SA aparece como ordenando la construcción del buque factoría más grande del mundo: 200 m de eslora por un precio de 3 millones de libras. Para tenerlo en actividad y a sus 500 operarios necesitaba 15 catchers (cazadores). El Sr. Alfredo Ryan estaba a cargo de la Compañía Pesca SA.  El buque llega a Bs As en 1951. En realidad se hizo con fondos del Estado, fue embargado ni bien llegó a Buenos Aires y entregado a YPF. En su vida nunca procesó ni una ballena y como buque tanque era muy lento. Fue trasladado al puerto de Rosario en 1953. Cumplió múltiples funciones: fue la Administración General de la Flota Mercante, buque de instrucción de Prefectura, etc. Con la Revolución Libertadora cambió de nombre a Cruz del Sur. YPF trato de venderlo  en remate 6 veces sin lograrlo, hasta que en 1967 se vende en 1 millón de dólares a la firma norteamericana Middle East Fluor. Fue usado como buque tanque, pero en 1970 se lo envió al astillero Mitsubishi, que lo cortó en dos la proa y la popa se transformó para usarse como plataforma petrolera en Taiwán. A la proa se le quito la parte más baja y quedó como pontón de perforación. Se lo usó como almacén y lleva el nombre de Ismaya.


SUBMARINO «SANTA FE» (1982)

Las factorías tenían cañones de 4 pulgadas Krumpo, casamata, trinchera y polvorín  para las municiones. Se entrenaba a algunos balleneros para manejarlos.  Fueron el caso de Grytviken y Leith. Alemania necesitaba el aceite de ballena para armamentos y sus industrias. En 1936  prefirió capturar los buques mercantes que lo transportaban y luego vinieron acusaciones cruzadas que los noruegos le suministraban aceite y asegurándoles que no era de esa forma. Lo cierto es que los británicos enviaron buques al Atlántico Sur y los alemanes también, ya son bien conocidas las batallas, incluso una en el Río de la Plata con el Graf Spee.En 1982 la empresa del Sr Davidoff de Argentina ganó una licitación para sacar la chatarra de Leith. Todavía se pueden ver las máquinas que llevaron para tal efecto. Gran Bretaña los acusó que además de operarios llevaron tropas. Intervino la Royal Navy resultando que el 25 de abril se rindieron los dos grupos. El del Submarino “Santa Fe” (en Grytviken) y el grupo con el Capitán Astiz, en Puerto Leith.


JAPONESES EN GRYTVIKEN

bt imagenes

La Compañía Argentina de Pesca SA, fue la factoría de ballenas más importante del mundo. En su primera temporada capturo 190 ballenas  y envío en febrero de 1905, todo lo producido a Buenos Aires. Fue el centro de la industria ballenera entre 1904 y 1965. Por su parte fue la más importante de las islas Georgias donde llegaron a operar 7 factorías según los años. Inclusive fue la única que estuvo en funcionamiento durante las dos Grandes Guerras. Tiene el record de la caza de la ballena azul mas grande del mundo de 35,60 metros. En 1960 la Compañía Argentina de Pesca cesó sus operaciones en las islas Georgias del Sur, vendiendo Grytviken a Albion Star (South Georgia) Ltd. con sede en las islas Malvinas, que la operó hasta 1962 y luego la arrendó a una compañía japonesa hasta cerrar definitivamente el 4 de diciembre de 1964. Sucede que además de la disminución de  cetáceos (hubo años como 1930 donde se capturaron alrededor de 95.000 ballenas), es muy costoso el mantenimiento de una factoría. En tierra firme. Así es que los japoneses continúan con su caza pero en buques factorías. Realizan todo el proceso a bordo mientras buscan más ballenas.


 

Los comentarios están cerrados