MERCADO DE LOS SABADOS. LALIBELA

 

bt imagenes

Todos los mercados que fuimos fueron al aire libre. Y hasta en algunos llovió. Mientras que caían los chaparrones se suspendía la actividad por un rato y luego continuaba. No como en la estación de las lluvias.

A diferencia de los mercados de Senegal o Tailandia, el zoco, estos tienen el piso como gran protagonista. Porque todo va sobre una manta o tela, donde se expone en grupos, cebollas, pimientos picantes, venta de tabaco, platería, telas, etc.

Esta la parte más alejada que es de animales en pie, de todo tipo (desde bueyes y burros, a cabras y gallinas).

La venta o compra de granos donde los acopiadores compran a los pequeños productores que llegan con su mini burro, cargados de un par de bolsitas y para ello caminaron  dos o tres días, sino mas, para ver cómo le pagan 200 Birr (menos de 10 dólares) los 200 kg para revenderlo en no menos de 1.000 o 1.500 en Adis Abeba.

Es muy común ver como algún avivado hermano de raza estafa a aquellos un poco más humildes. El negro “capanga”, aquel que cazaba familias para vendérselas a los “europeos” o “árabes”. O era el capataz de los otros esclavos, con látigo en mano o una flexible vara (esto se ve siempre). Da lástima esto pero es una constante en toda África y hemos participado en más de una muy fuerte discusión por estafas perpetradas a la fuerza. Ojo en todo los órdenes de las cosas.

En las fotos no hay que explicar mucho pero destaco esas casi eternas sonrisas y lo amables que fueron para que les saque fotos.

Algunos no querían y eso se respeta, pero los retratos que están publicados no fueron “robados”.

También van a poder ver como a un muchacho que iba calzado con un solo zapato de plástico le di 10 dólares para que comprara otro par. Con ellos van a la escuela, trabajan en el campo, bailan o juegan al futbol. Es lo único que tienen.

Los fabrican en Etiopia con plástico reciclado (fabricas chinas recientemente establecidas, se dedican en especial al plástico y la construcción).

Los chicos nos pedían una birome para la escuela o dibujar. Ni caramelos como en otras partes. Algunos nos pedían libros (diccionarios) que se podían comprar muy usados. Y nos divertimos con un grupo que nos pidió una pelota de futbol. La cual conseguimos después de mucho regatear. Me invitaron a jugar y me pusieron el nombre de Messi, que todos saben de memoria. Los que me conocen y ya con 63 años de correr a 2.500 m de altura pueden imaginarse el desenlace.

Fue y será siempre una gran experiencia. Porque sorpresa: los mercados varían según zonas pueblos y etnias. Y en Etiopía hay 80 grupos étnicos.

Los comentarios están cerrados