MERCADO DE PESCADO, ASTILLERO Y PATIO DE COMIDAS. LAGO TANA (PARTE2)

 

bt imagenes

Desde la casa del pescador nos subimos a nuestro bote y fuimos a la costa de Bahir Dar, cerca de nuestro hotel (Kuriftu Resort and Spa), donde se encuentra un “astillero”, el mercado de pescado que lleva directamente pescado fresco a la Capital, Adis Abeba, y a los restaurantes que lo rodea. Nos pareció muy interesante el conjunto de las actividades.

El astillero de balsas de “papiro”  para los pescadores o la venta de la totora suelta para confeccionar balsas es por demás interesante. En las fotos podemos ver balsas paradas secándose y escurriendo el agua (me hizo recordar a las de Chilcayo, Perú) o los manojos de papiro también secándose.

Allí las confeccionan o venden el papiro. Me resultó interesante la diferencia de precio al preguntar por una balsa me contestaron 1100 Birr (algo menos de 100 dls.) contra los 300 Birr (unos 27 dls.) a un local. La hubiese comprado pero no para traerla en el avión. Son realmente pesadas. En casi todo es así, siempre hay que pedir rebaja pero nunca va a ser como el precio para los locales.

En un costado había varias embarcaciones rotas, abandonadas y en el lado opuesto la construcción en chapa de nuevos botes de paseo algunos y otros, con proa más redondeada, de carga.

En la zona y en el lago más grande de Etiopía se usan los cascos de hierro.  Muy prácticos y de una fabricación rápida, como propulsión motores fuera de borda entre los 10 y los 35 HP.

Como carroza una lona. Si bien no hace mucho calor el sol golpea con todo. Es por la altura (cerca de 1800 m), aire más fino y los UV lastiman. Todos llevan la cabeza cubierta.

A la orilla van llegando botes pesqueros con su carga que bajan y la pasan a las mujeres que van limpiando el pescado, con una sonrisa. Lo hacen a una gran velocidad y aparece otra bolsa o recipiente de telgopor, se le devuelve en el mismo al pescador.  Paralelamente está la venta al por menor, sea para una familia o para un hotel. Las otras se anotan de qué pescador es y van a un camión con frío que parte para la Capital.

En un momento se llena de Toc-Toc, las moto-taxi azules y blancas. Vienen de los hoteles a comprar pescado. Alrededor de las 11hs. Es el que lo van a servir al mediodía.

A unos 20 metros de la orilla hay “casas”  donde viven familias de pescadores como pudimos ver y obreros del astillero. Las mujeres son todas de allí cerca; hacia el mediodía terminan con sus tareas y  vuelven a sus hogares.

Aparecen varios “toc toc” con astillas de madera que salen de las rajas o palos de eucalipto que se usan en la construcción. Con esto se cocina dado que el gas no existe. Se logra una llama fuerte pero que dura poco. Se cocina en sartenes y se frita o saltea en forma rápida. No es para una larga cocción. Cuando uno pide grillé o a la plancha es sarteneado con aceite de palma; con jugo de limón queda muy rico. Casi siempre la acompañan con una salsa de limón.

Estos paradores son muy usados por gente de todo nivel cuando quieren un pescado fresco rápido, siempre acompañado con “injera” (ese panqueque gigante) gris. Por lo general lo acompañan con otro más pequeño, arrollado; pensé que era la servilleta y me lo puse, enseguida me advirtieron que eran los cubiertos: se corta un trozo y se toma con las manos la comida envuelta en esa porción de injera.

Los comentarios están cerrados