Museo COPE (Centro de Visitantes)

Sin título-3

bt imagenes

Este centro de interpretación o Museo es de una ONG que se dedica a la rehabilitación y cooperación de mutilados. (Piernas ortopédicas de madera, pies de tallados en goma, sillas de ruedas, brazos, manos y hasta la pata de un elefante de goma). Son explosivos (UXO) que no explotaron en su momento y hoy los hay por miles.

Es muy particular dado que el choque que uno recibe al recorrer sus pequeños espacios y ver documentales o leer  notas es casi algo increíble.

Vale la pena de reflexionar de estos lugares que sirven para no olvidar, un recupero de la memoria sin buscar ningún tipo de venganza. Solo juntan fondos para la ONG y ayudar a cantidad de niños y adultos que siguen viviendo con sus mutilaciones. A medida que crecen necesitan otra pierna ortopédica o simplemente de madera.

Cuando uno va a un museo del Holocausto o un campo de concentración alemán, ya está mentalmente casi preparado para ver el horror.

Aquí nos tomó de sorpresa. El traductor que teníamos nos invitó a ver una realidad sucedida por los años 70 y que todavía hoy siguen viviendo en especial en el interior, fuera de las ciudades, en los arrozales, en el campo para pastorear o n la jungla cuando los elefantes levantan troncos.

Si, en todos esos lugares todavía hay bombas anti personales, o más grandes. Fueron arrojadas por aviones de USA en la selva y campos. Grandes bombas que se abrían y de allí caían pequeñas bombas que se enterraban en un arrozal hasta que alguien las pise. Se calcula alrededor de  dos millones de artefactos.

Se puede ver lógicamente piernas ortopédicas, brazos, pero el ingenio y pobreza del pueblo hizo que las dos carcasas de estas gigantescas bombas que se abrían para depositar su carga fueran usadas como canoas y otros fines.

Fue durante la guerra contra Vietnam donde Laos era aliado de USA. Su propio aliado desde una base en Laos bombardeó Laos. Motivos varios, uno de ellos es que al ser frontera había laosianos que estaban pro Vietnam. Y otras más.

Un pequeño museo para pensar, reflexionar y tratar de comprender donde estamos parados. Es increíble el buen trato, amabilidad y hasta el cariño con que son recibidos los occidentales, incluidos los de  Norte América.

Son los museos del horror, como cárceles, torturas, campos de concentración etc.

Se puede ver lógicamente piernas ortopédicas, brazos, pero el ingenio y pobreza del pueblo hizo que las dos carcasas de estas gigantescas bombas que se abrían para depositar su carga fueran usadas como canoas y otros fines.

Los comentarios están cerrados