MUSEO DE LA KON – TIKI

 

Sin título-1

bt imagenes

Para mí el Museo de Thor Heyerdhal. Es que allí lo conocí y realicé una pasantía (voluntariado) de tres meses. Aprendí mucho. Trabajaba 4 hs y el resto investigaba en libros, mapas, corrientes oceánicas, camelleros, ruta de la Seda, del té, del opio, de la porcelana. Es decir, temas que en antropología no se tocaban. A los arqueólogos les gustaba el indio muerto, ese no podía falsear datos. Pero el vivo, el que se mueve como el agua,no. Tampoco existía en Argentina la arqueología submarina y eso de estudiar embarcaciones primitivas era para los idiotas como yo. Por suerte tuve un profesor muy bueno: Ibarra Grasso,  que me alentó a seguir con la arqueología experimental de Europa e irme a estudiar con personas como Heyerdhal, cosa que hice. Luego solo fue un paso dedicarme a la Etnografía Marítima. Esto es el estudio del hombre que vive constantemente con el agua, en la franja costera. Puede ser mar, río, laguna, lago, etc. Pero esa franja costera que lo cobija es diferente a tierra adentro. Su flora y su fauna por lo general son diferentes. Los casos más notorios como para dar algún ejemplo es los indios Salish de Alaska que viven en bosques cuando son de tierra adentro en parajes semi desérticos. Igual pasa en cualquier lado.

El poblamiento más grande fue por corrientes marítimas además de caminar. El transporte de mercaderías, el comercio y la sabiduría se desparramaron por el mundo gracias a la navegación.

Bueno todos conocen las grandes proezas de Heyerdhal así es que no voy a explicar nada de todo ello. Pero tuvo la suerte hasta de encontrar una Pirámide en las Canarias.  Así vemos que las pirámides dieron toda la vuelta al mundo levantadas en lugares de navegación.

En esa pirámide de la cual hizo su casa y un Museo es donde murió. Tuve la suerte de visitarlo la última vez en el 2001 cuando traíamos a Buenos Aires el Ice Lady Patagonia con Jorge May.

Los comentarios están cerrados