Museo Diola

Sin título-3

bt imagenes

En el pueblo de Miomp nos encontramos con León. Se trata del Director del Museo “TRABAJO MANUAL MUSEO CULTURA DIOLA”. Se queda impresionado que fuera museólogo y que fuéramos directores de un Museo en Tierra del Fuego.

Pero en realidad los impresionados éramos nosotros. Llegamos hasta este sitio por nuestro guía que no entendía porque queríamos ver un Museo. Hicimos varios intentos en Cap Skirring y otros lugares pero nos dice: “No son falsos Museos. Para turistas”. Entendimos eso como un Museo hecho por franceses o europeos con cosas que les atrajo. La cosa es que ni amagó a detenerse, aunque insistimos. De esta forma pasa un día y de golpe nos dice (Bouba el guía traductor y chofer) “Aquí tienen un Museo Diola” (de su grupo tribal).

Nos muestra el lugar que es muy importante: grandes árboles el cual uno es un fetiche. Entre ellos una casa  redonda y al lado una casa de dos pisos con paredes de barro (la única que fue resultado de una prueba de un obstinado lugareño).

Bajamos y con lentitud normal para estos lugares se acerca un hombre  y se presenta como encargado del Museo: Sr León.

La casa es circular y no bien entramos vemos que tiene un techo con un orificio (grande más de un metro) que es para recolectar agua de lluvia. Adentro está dividido en  estancias o cubículos que todos dan al “patio central”. Son casas donde pueden vivir hasta 16 familias.

Su función

Nos quedamos algo extrañados cuando ingresamos. Un Museo donde en realidad se va a aprender, una escuela para mantener viva las tradiciones de un pueblo. Los visitantes son muy variados pero la exposición de objetos y el relato sirve para distintas audiencias y por cierto uno sale cambiado a cuando entró.

Es un efecto que debería buscar todo Museo de cualquier parte del mundo y con todo tipo de visitante.

León se ocupó de esto. Comenzamos con la construcción y algunos detalles que si bien se trataba de una construcción primitiva tenía sus puntos especiales para el lugar donde estaba plantada. En pocas palabras no era un rancho improvisado sino una construcción sencilla  para las necesidades del lugar.

Así la visita transcurre entre diferentes elementos, algunos fáciles de reconocer o comprender su utilidad para luego ir llegando a objetos que van más a la religión, conducta, escala de valores particulares de ese grupo.

Los comentarios están cerrados