MUSEO MARITIMO DE CHICAGO. PRINCIPAL PUERTO DE EE.UU.

 

bt imagenes

Se trata de un pequeño museo hecho por voluntarios con muy bajo presupuesto. Su alma mater fue un gran investigador de la historia marítima y en especial de la más primitiva. Buscaba, fotografiaba, dibujaba y también compraba canoas. Sean de corteza, de tronco o kayaks. Se trata de Ralph Frese (1926 – 2012). Tiene una colección de más de 80 canoas y sostenía e instigaba a amigos y colaboradores a apurarse a registrarlas dado que eso se iba a perder para siempre. Gracias a sus trabajos se ha podido preservar tanto las embarcaciones de los indios como las de los europeos que vivían cerca del agua. Escribo esto dado que no se limitaba a la zona de Chicago o del lago Michigan, sino que iba tanto al ártico canadiense como a la costa Noroeste (Pacífico) la zona de Alaska, Vancouver, etc. Por supuesto que en los grandes lagos recorría todas las zonas.

Es impresionante enterarse que Chicago era un gran pantano y sobre él fue construida la ciudad. Sucede que al realizarse un canal que lleva al río Mississippi, la región se convirtió el enlace perfecto entre los Grandes Lagos, el Atlántico y el Golfo de México. Es decir, una gran vía de comunicación norte-sur. El verdadero comienzo, luego vendría la conquista del lejano oeste.

Así es como este importante enclave se convirtió en el principal puerto de EE.UU. Al principio imperaba el comercio de pieles (castor en especial, y también todas las otras) que tanto apreciaban en Europa. Después vino todo lo demás, sea campos para ganadería, algodón, cultivos, carrera del oro, petróleo, industria, etc.

Lógicamente el comercio se desarrollo muy fuerte y con la llegada de los italianos coparon la mafia dividiéndose la ciudad en sectores. Todos podemos recordar las grandes batallas entre estos grupos como así también algunos jefes: el famoso Dillinger, Al Capone, Torrio, Colosimo, etc. Uno tenía la especialidad de asaltar bancos, el otro el crimen organizado, y los dos últimos prostitución, juego y alcohol. Fue escenario del famoso ajuste de cuentas de San Valentin.

 

Los comentarios están cerrados