RAPA NUI. ISLA DE PASCUA

 

bt imagenes

Es la primera vez que me cuesta escribir sobre un tema. Sucede que la parte histórica es por todos conocida. El descubrimiento, las tribus en guerra entre ellas, usaron tanta madera para hacer y trasladar los Moaí que se quedaron sin árboles y sin aves, salvo por las gallinas.  Perú y Chile, hacia 1867, lo usaban para buscar mano de obra gratis para las minas. Regresaban pocos y con enfermedades que arrasaron con gran parte de la población.

Hoy son unos 5 mil pero se escribió de una población de cerca de 20.000.

Pero el mayor misterio es de donde surgieron. Algunos dicen de Sudamérica, otros de Polinesia. Lo cierto es que hay ADN de ambos. Cuáles fueron los primeros o los primeros antes habían estado en Sud América. Lo real es que hay ADN de ambos pueblos.

Eso cubre junto a los Moaí un manto de misterio en el lugar. Que de por sí es pequeño.  Muchos interrogantes es la conclusión que saco. En pocas palabras: nada claro. Pero esa onda de algo de misterio es también linda.

Estuvimos con el ex Presidente del Consejo de Ancianos, en realidad el Rey de Rapa Nui, que con sus 89 años nos recibió en su casa muy amablemente. Se trata de Albero Hotus de la tribu de Koro Orongo. Conversamos sobre la relación con el continente, es decir con Santiago de Chile. La posición de los habitantes y sus necesidades. Nos dejó impresionados a todos. Él no está dentro de los separatistas pero hay un grupo que si lo está. Se dividen en clanes familiares.  Un problema grande es el de la tierra dado que sería toda tierra fiscal y ellos sostienen que son de las tribus que vivieron en ellas, creo que un problema recurrente en todos lados y con cualquier tipo de gobierno. Piden  más autonomía.

Por otro lado es un lugar muy amigable, hermoso para caminatas, rodeado de un mar que golpea contra las piedras volcánicas con solo dos playas de arena casi blanca. Es como un gran barco en medio del Pacífico. Arrasada por los vientos, mantos de nubes y golpes de mar. La temperatura es de 15 a 17 grados, chubascos impredecibles.

Los comentarios están cerrados