Tahiti

TAHITI – NAVEGACION POR LA POLINESIA FRANCESA: 3 CAPITULOS

 

CAPITULO 1: POLINESIA

bt imagenes

Uno de los sueños de todo navegante,  también de aquellos que  navegan en el mar, es el de poder arribar algún día, al tan mentado paraíso  al cual llaman, genéricamente, Polinesia. A ese rincón  del mundo fuimos para convertir en realidad dicha fantasía y, de paso,  realizar  estudios sobre las primitivas embarcaciones  de la zona. Concretamente tomar contacto con  el pueblo y el lugar desde donde  el antiguo americano pudo inmigrar o hacia donde emigro  (según las teorías de Thor Heyerdahl). Pero  antes es interesante  explicar algunos detalles para poder ubicarnos mejor. [VER MAS]


CAPITULO 2: RAIATEA 

bt imagenes  

 

 

El vuelo a la isla de Raiatea, ubicada a unos 200 km de Tahití, lo  realizamos en un pequeño bimotor de Air Tahití. Como partió  a la hora que quiso, arribamos a las 10,30 de la mañana cuando en  la computadora  figurábamos que llegábamos a las 7,30. Era lógico que la cara de Billy Kolans no expresara mucha alegría y más bien cansancio y aburrimiento, pero así y todo nos dio una cálida bienvenida en nombre de la empresa Moorings. La agencia ATM Yachts había enviado a una simpática rubia , alta y de origen polaco para más datos , que esperaba en el mismo vuelo a otros navegantes. Sucede que en esta isla hay tres empresas  de charters. Se pueden alquilar veleros, con o sin tripulación, desde 35 pies en adelante; también tienen multicascos. The Moorings , con bases en Virgin Islands, St. Lucia, México, Tonga,  Mediterráneo y St. Martin, es muy seria e impersonal. Un trato frio pero correcto y siempre listos para cualquier contingencia, que es su principal ‘leimotiv’. A uno le da la sensación de tomar contacto con una gran empresa  donde llegar al jefe es más difícil que encontrar al presidente. [VER MAS]


CAPITULO 3: BORA BORA

bt imagenes

A medida que nos acercábamos la forma del volcán se hacía más nítida,  al igual que las islas que lo rodean; sorprendidos vimos que eran muchas y algunas de gran  tamaño. Según lo que pudimos leer a bordo, se trata de una típica isla  volcánica en un estado  avanzado de desintegración. Se la utiliza como  ejemplo para mostrar la formación de los atolones a través del transcurso del tiempo (alrededor de 6 millones de años). Ni bien traspasamos el ‘Passe Teavanui’, con viento de proa de unos 25 nudos, terminamos de enrollar el genoa que ya a esta altura la teníamos con  muy poco paño. La laguna no presentaba olas ni ondas y navegar con buen  viento y mar chato es una verdadera delicia. Lo único que molestaba  bastante era el remolque del chinchorro. Además de quitarnos velocidad, durante todo el trayecto estuvo a violentos tirones. Desde  el paso de la isla Taha-a hasta el  de Bora Bora, recorrimos 21 millas en unas 3 hs de navegación. [VER MAS]


 

 

Los comentarios están cerrados