TRIBU DASSANECH. LA MÁS MERIDIONAL DE ETIOPIA

 

bt imagenes

En el valle del río Omo y en la laguna Turkana está la tribu Dassanech. Según nos explica el guía  están divididos en dos grandes grupos. Los que se dedican al pastoreo de vacas y cabras y aquellos que en el delta del Omo pescan y cazan cocodrilos. Se calculan que son unas 20.000 personas.

Es una región muy árida casi desértica y en la estación seca la suelen pasar bastante mal alimentándose de las vacas más viejas si es que no se mueren antes deshidratadas. En la época de las lluvias logran realizar algunas pequeñas cosechas, pero en sí no son agricultores. Hacia el oeste es desierto puro y las temperaturas llegan fácilmente a los 45º grados.

Existe contacto con otras tribus vecinas, ya sea para intercambio de mercaderías o, a veces, por peleas de territorio. Muchos tienen parientes en las otras tribus. Esto les sirve a veces para refugiarse si perdieron el ganado hasta poder recuperarse y volver a su tribu. Últimamente el intercambio es también de cerveza y armas. Se puede notar lo de la cerveza en las vinchas que hacen con las tapitas a manera de ornamento y las pulseras son de vainas de municiones (ver las fotos).

Entre las costumbres que tienen está la circuncisión. En la tribu todos pueden ser admitidos pero si aceptan ser circuncidados. Las niñas entre los 10 o 12 años por grupos, puede ser en la casa de una de ellas o en otro pueblo. Después ya se pueden casar cosa que hacen muy rápidamente cuando alguien paga la dote.

Para nosotros fue una experiencia algo extraña dado que el tumulto solo es sofocado por un “guía” de la tribu que para ello cobra. Realmente fue muy eficaz porque, aunque sea sin maldad, uno puede salir lastimado.

Las casas son más que precarias, unos palos principales y luego ramas y chapas o lo que se encuentre, todo esto sobre una lona plástica sobre el piso y listo.

Luego las clásicas vasijas de terracota, alguna cacerola y los imprescindibles bidones amarillos para trasladar el agua.

Es el paraíso de los mosquitos portadores de la Malaria.

Los comentarios están cerrados