TRIBU MURSI

 

bt imagenes

Esta tribu es básicamente pastoril y con muy poca agricultura. Mucha apicultura, será porque las abejas se encargan de todo, bueno son así desde que se recuerde.

Los jefes de esta aldea (del grupo de los Korcho) están con sus ametralladoras cerca de la entrada. Suelen tener rencillas por ganado “robado” entre vecinos. De cualquier forma están atentos a nuestros movimientos.

Nosotros vamos con un guía local, en la foto grupal el que lleva la vara de unos 3 metros, flexible como para dar azotes si hay algún tumulto y separar a la gente.

Una de las características de este ex pueblo guerrero es que un rasgo de belleza es el labio inferior con un plato de terracota pintado. Para eso deben, cuando comienza la pubertad, hacer una incisión en el labio para ir estirándolo. Luego se sacan las piezas dentales  inferiores hasta los caninos para poder sujetar el plato con la mandíbula. No lo usan constantemente. En realidad usan más el tocado al que le ponen de todo. Son muy creativos al ponerse cualquier cosa.

La mujer “surma” me preguntaba si tenía plata, si era así se podía casar con migo por 35 vacas. Algo que no me cayó muy en gracia.

Otros dos hombres con pintura en el pecho también eran jefes de su grupo de casas. Son los Jalaba, de mayor edad. Es como la ley del gallinero, arriba el Jefe máximo y luego los otros jefes.

Las fotos son libres si uno no enfoca particularmente a alguien. En ese momento, al disparar la cámara, se debe pagar (5 o 10 birr, unos 25 o 50 centavos de dólar) y empiezan a contar los clics de la máquina y se arma tumulto, tipo scrum de rugby. Empiezan algunos empujones e intervienen con la vara a separar la gente.

Aquí vemos unas casas más precarias. Son nómades aunque se mantienen casi en el lugar. El que sale a pastorear es el hombre y también los hijos mayores. En estos casos para la educación van maestras al poblado y se quedan allí. Les enseñan el amarinho, lengua oficial dado que su idioma es de los del nilo-saharianos.

Al no haber sido colonia, no pasó la topadora colonial y los obligaron a hablar una lengua y cambiar y unificar la cultura de toda la población.

Los comentarios están cerrados