YIMRHAME KIRSTOS: IGLESIA EN UNA CUEVA (ALERO DE UNA MONTAÑA). TIGRAY

 

bt imagenes

Cerca de Lalibela, a unos 24 km de distancia por un camino de tierra mejorado, angosto de los de montaña, se llega a  Tigray. El recorrido es muy pintoresco y se pueden ver cientos de esas casas cónicas con techos de paja y paredes de barro. Cada región tiene alguna característica. Las hay bajas, de dos pisos, como en la Lalibela (ahora están sacando las del radio céntrico y reubicando a los moradores en las afueras en casas más modernas son cuadradas y con agua y cloaca además de electricidad), otras son de techos altos donde esconden el segundo piso y parecen cabezas de elefantes. Las hay con paredes de madera e incluso algunas de adobe (con caca de vaca) y de piedra.  Las clásicas casas cónicas de casi toda África. Con las que soñaba desde chico cuando en el St. Peter´s School nos enseñaban Geografía, las andanzas de Livingstone (el único hombre blanco por Kenia, Tanzania, etc)  y de Stanley buscándole.

Allí hay que subir una montaña (estamos a unos 2800 m de altura) y después de recuperarnos nos encontramos con una cueva y dentro de ella una iglesia que se calcula del siglo XI. El estilo dicen que es de Aksum (Capital del Reino de Saba). De mármol blanco, madera y esa mezcla de barro arcilloso característico en la región.

Llegamos durante la misa de las 13 hs (7 hs en la religión de ellos). Así es que recorrimos los alrededores y nos encontramos con ese depósito de cadáveres momificados. Son de refugiados Sirios de un par de centurias atrás.

La bendición fue corta y los sacerdotes e iniciados salieron afuera de la cueva para almorzar.  Allí la pudimos recorrer sin molestar todo el lugar y el interior de la hermosa iglesia con cielo raso de madera con talla y pinturas bíblicas. Columnas, capiteles y arcadas también con excelentes trabajos.

Fue mandada a construir por el Rey Cristiano Yemrehane Kirstos que reinaba la parte montañosa de la región en el año 1071 (aprox.). Está construida lo que era un lago que estaba en la cueva el cual se fue secando y quedó como aguas subterráneas que se consideran sagradas. Los sacerdotes la sacan y es considerada agua bendita para curarse. Dicen que es el remedio más efectivo.

Lo cierto que realmente es única y atrae peregrinos de toda Etiopía, y también turistas.

Los comentarios están cerrados