PIEDRABUENA Y BAHIA CROSSLEY

 

bt imagenes

Este relato de Luis Piedra Buena es de cuando trabajaba con el cúter “Luisito” (1874-1875). En bahía Crossley  se encontraba la “fábrica”, como la denominaba Don Luis Piedra Buena. Era muy visitada y de aquí partía  con la carga de pieles y toneles de aceite de lobo hacia Magallanes (Punta Arenas). Debo aclarar que tenía varias “fabricas” de aceite en la isla, como también las tuvo Luis Vernet en 1828.

(Este diario es una copia del original realizado por Candido Eyroa que fuera amigo de Luis Piedra Buena, su primer biógrafo y amigo de la familia). Vale la pena aclarar que muchas de las versiones que existen sobre el diario fueron “completadas” por los autores, cambiando los hechos o agregando fantasías de su propia cosecha para llegar a conclusiones absurdas e indefendibles. El resultado es el mismo: una total mentira que no se ajusta ni con la realidad geográfica del lugar.

Luis Piedra Buena y la caza de lobos marinos en Isla de los Estados

Después de dejar  a los náufragos del bergantín “Doctor Hansen” en Punta Arenas, arma una tripulación para ir a buscar a sus hombres en la isla. Los había dejado trabajando en la fabricación de aceite de grasa de lobo marino y en la salazón de cueros. En realidad, se quedó trabajando con ellos hasta el 9 de marzo, cuando regresaron porque sus hombres no querían seguir trabajando en la cosecha de “pájaros” (pingüinos).

Con este relato podemos comprender que conocía su “isla” a fondo. Creo que no existe persona que la haya conocido tan en profundidad y se pueda vanagloriar de pasearse por cuanta caleta o bahía sea en la parte peligrosa o en la más aceptada como segura: la norte. Lo cierto es que era una fuente de ingresos y podríamos compararla como si se tratase de un establecimiento industrial.

Ya en la primer parte vemos como siempre estaba presente la parte humana a costas de su bolsillo y, un poco, el de sus acreedores. Es por ese motivo que pierde el comercio de Punta Arenas. Comienza esta parte saliendo de Punta Arenas.

Enero 3 de 1875.- Hoy a la 1 h. de la tarde salimos con viento SO moderado en busca de mi tripulación, con 5 hombres. Dos muchachos y tres franceses, inútiles éstos para trabajar de marineros, los dos muchachos sabían gobernar la embarcación, más los franceses eran completamente hombres de tierra y no sabían más que estar mareados, comer y dormir. Habiendo yo hecho tantos gastos de nuevas provisiones, avances, fianzas, por dichos hombres, me era muy doloroso y me cuesta muy caro este servicio a la humanidad, habiendo tenido que dejar todos mis trabajos abandonados, quitándole el pan a mis queridos hijos y esposa y sin poder llenar los compromisos que tengo con mis acreedores, sea todo por Dios.

4.- Hicimos agua y leña. Viento N casi calma. En la tarde vino el viento al O, zarpamos y dimos fondo en la Isla Isabel.

5.- A las 5 h. de la mañana pusimos vela con viento O y a las 10 h. se vino SO tan fuerte que tuvimos que derivar a palo seco y dar fondo en San Gregorio 12M. A las 8 h. 30 m. pasó un vapor de la carrera del Pacífico.

6.- Zarpamos con viento O fresco y dimos fondo en el fondeadero del Espora. (Esto era con el cúter Luisito, siguió usando los mismos lugares que con el “Espora” y otros nuevos mas chicos).

7.- Salimos con viento SO moderado y a las 9h. p. m. estábamos frente al Cabo Espíritu Santo. Viento OSO moderado.

8.- Dimos fondo del lado de afuera de la Bahía San Sebastián, con viento SO, a las 6h. de la mañana, y a las 10h. nos hicimos a la vela con viento OSO mod. y tiempo claro.

9.- A las 6 h. hicimos rumbo ESE de Cabo Penas y a las 8 de la tarde estábamos 15 millas WNW de la punta de Piedras Grandes. A las 10, la punta estaba SW by S (SO ¼ S), entonces me puse a la capa por estar el barómetro tan bajo y al fin no sopló. A la 1h. a. m. del 10 seguí rumbo con viento O moderado y a las 10 h. del mismo día estábamos en frente de la Bahía Falsa, pero el mar estaba tan agitado que no me fue posible entrar y además el tiempo estaba con muy mala apariencia. El barómetro en 73: a las 6h. de la tarde el  viento moderado y aclaró. Nosotros pusimos proa al NE para la Isla del Estado, el sol entró con muy buena apariencia de buen tiempo y el barómetro no subió, así es que tuvimos una linda noche.

Isla de los Estados.-

10.- Por la mañana estuvo calma, hasta las 10 h. en que vino el viento al SO mod. y a las 12 m. se puso al S, soplando medio temporal. Había dos barcas y dos fragatas a la vista y todas con las gavias rizadas. Yo entré a Port Hopner y nos aseguramos de un buen paraje. El tiempo seguía fuerte.

11.- Salimos de Port Hopner con viento S y a las 2 de la tarde dimos fondo en Crossley Bay. Al momento fuí a tierra a ver si encontraba a alguno de mi gente. Hicimos fuego enfrente de la fábrica, pero no contestaron. 

12.- A las 6h. de la mañana salimos para… (?)… Bay y a las 12h. dimos fondo. Hicimos leña y agua. A las 8 h. de la tarde zarpamos para Bahía de las Nutrias y dimos fondo a las 9h. 45m. (Puede tratarse de Franklin Bay  dadas las 6 horas de navegación. Esta bahía está muy expuesta a los vientos del sud oeste pero tiene grandes playas, un profundo río y varias caletas a su alrededor. Como ya comentamos en dicho lugar encontramos muchos restos de naufragios y en el río que desemboca en caleta Lacroix, una embarcación de unos 8 metros de eslora, aparentemente de pescadores, con madera trabajada a hacha. Abril de 1997, expedición velero “Callas”, capitán Jorge Luis Trabuchi).

13.- Fuimos a tierra, encontramos el bote y nos pusimos a componerlo y pintarlo, al mismo tiempo que hacíamos remos porque los que tenía me los habían llevado. El viento SO fresco, tiempo claro. Barómetro 75,60.

14.- Amaneció tiempo claro y a las diez se nubló. Hicimos tres remos y trajimos el bote abordo. El viento se puso al S fuerte con mucha lluvia. Barómetro 74,55 a las 4 h. p. m.

15.- Hoy a las 5 h. a. m. nos hicimos a la vela para Crossley Bay, con viento O mod., pero a las 8 h. de la mañana vino el viento al SO tan fuerte que tuve que correr a puerto. Barómetro 74,50 con mucha lluvia.

La Fábrica de aceite.-

16.- Viento SO mod., nos hicimos a la vela a las 6 h. a. m. con viento NO mod. y mucha lluvia. La corriente era a favor, así que a las 4 h. de la tarde estube fondeado en la fábrica (es el tiempo que tardamos con un velero de 14 metros desde Franklin a Crossley, son unas 12 millas y hay que contar los escarceos y la corriente además de los bordes) . La gente estaba en Till Cove (puede ser Baiud en Bahía Flinders), todos buenos. John había venido por tierra, sólo un accidente habían tenido. Uno de la tripulación del bote se había caído del cerro vecino de más de mil pies de alto y se había lastimado, este infeliz nos abe como cayó. Estuvo sin sentido hasta el otro día, en que lo encontraron.

Mr. John me entregó varias notas de otro buque que se había incendiado en esta Isla.Barca inglesa W.S. Johnson el 24 de octubre de 1874. Pedían a la persona que las encontrase el hacerlas publicar en la primera oportunidad, ellos iban a cruzar el Estrecho para cabo San Vicente con la esperanza de encontrar algún buque que los salvase. Eran 13 personas, dos de ellas señoras. Han estado a dos millas de nosotros y no lo hemos sabido ni ellos nos han visto. Tienen muy poca esperanza de salvarse pues, según sus cartas, la cruzada la hacen con un bote abierto y después se van a poner en el peligro de los indios fueguinos.

17.- Mucha lluvia, el tiempo malo. Estuvimos alistando toda la madera para componer la ballenera.

18.- Viento NO mod. Compusimos la ballenera y la sacamos el timón al cúter Luisito para ponerle más quilla pero el tiempo se vino de afuera y nos privó el trabajo.

19.- Varamos el Luisito para ponerle más quilla pero el tiempo se vino de afuera y nos privó el trabajo.

20.- Alquitranamos un costado y el fondo. Llegó la gente del bote que estaba en Till Cove.

21.- Concluimos por haberse caído la lancha sobre el lado opuesto y que milagrosamente no pilló a seis u ocho que trabajábamos debajo del fondo colocando la quilla y que en ese momento salíamos para ir a almorzar. Zarpamos y a las 7h. de la tarde dimos fondo en SO Bay (Bahía Sudoeste) (puede tratarse de un salida a las 14 o 15 y llegar a las 19 a la otra bahía, tiempos normales de bahía Crossley a bahía Franklin) . Tiempo del NO con rachas muy fuerte. Barómetro a las 12 h. 73,50.

 Caza de lobos.- Enero  a marzo.-

22.- Todavía fondeados en SO Bay, día lluvioso, viento E mod. Se mató un lobo en la mañana. En la tarde el tiempo se puso más lluvioso y feo.

23.- Salimos y dimos fondo en Back Harbour a las 5 h. p. m., viento SWmod. (Se trata de Puerto Back que esta del lado Sur de la isla y es un pequeño fiordo  que pega con San Juan de Salvamento. Se puede cruzar el cerro caminando lo mas bien).

24.- Fondeados en Back Harbour (queda del lado sur detrás de San Juan de Salvamento), esperando el momento para salir a la roquería. A las 11h. de la mañana el barómetro estaba en 74º, lluvioso, viento N fuerza 5. A las 3 h. de la tarde salimos con dos botes, uno grande y otro chico, el grande atracó y el chico enq ue yo iba no, por estar demasiado picado el mar el bote grande trajo 4 lobos de 2 pelos, ya la roquería había sido trabajada por algún otro. El agua estaba cubierta de lobos.   

25.- Viento N fuerte y muy lluvioso, no pudimos hacer absolutamente nada. Sólo se estibaron 6 cueros, dos de un pelo y cuatro de 2.

26.- Hoy el barómetro subió a 76º 10, el día fué mejor. Se trajeron 74 cueros de 2 pelos y la grasa, quedaron todos estibados.

27.- Hoy amaneció lluvioso, viento NO mod. Barómetro 75º 35. A las 9 h. empezó a soplar muy fuerte del Norte. Se descarnaron diez cueros de dos pelos y un macho de un pelo. La ballenera fué a la roquería a las 7h. 15 m. y volvió a las 12h. con 9 lobos de dos pelos. En seguida zarpamos y dimos fondo en la Bahía Julia a las 8h. de la noche. Esta nos dió abrigo por la noche. Es bastante abrigada de todos los vientos excepto del E que rara vez sopla, es fácil de entrar.

28.- Hoy fué el bote a traer los cueros que tenían salados. Trajeron 17 de un pelo y dos de dos pelos. Zarpamos de Julia Bay para Puerto María la Negra, con calma, teniendo que remar. A las 8 de la noche dimos fondo.

29.- Fondeamos bien el Luisito, en la primer parte de la mañana y después salimos a matar. Trajeron 74 cueros de un pelo. Hoy se abrió carne.

30.- Lluvioso. Se flincharon (?) algunos cueros, yo estuve armando cascos para la grasa.

31.- Fueron a la roquería y trajeron 75 cueros de un pelo.

Febrero 1º- Hoy trajeron 9 cueros. Tiempo bueno.

2.- Fuimos a matar y trajimos 50 cueros. El viento NO mod. tiempo claro.

3.- Salimos con los botes con viento Sud, mar agitado, a ver si teníamos otro paraje donde fondear para trabajar las roquerías de afuera. Encontramos una bahía pequeña que la nombré así. Después matamos 4 lobos.

4.- Amaneció lluvioso, con viento SE fresco. Mandé los botes a una roquería en el Puerto María la Negra. Trajeron 9 cueros. (Se sacó carne).

5.- Viento Sud fresco, salimos y dimos fondo en la Bahía Pequeña para estar más cerca de la roquería.

6.- Viento Sud fresco en la primer parte, y en la tarde vino al Norte. Mar agitado.

7.- Viento NO mod. Salimos con los botes a la roquería distante 3 milas de donde estaba el Luisito para tomar los cueros.

8.- Llevamos los cueros a tierra para sacarles la grasa. Por el viento Sud fuerte no pudimos traer más que los que habíamos desgrasado, teniendo que dejar los demás. Hoy se abrió un saco de porotos.

9.- Viento Sud. mod. En la tarde entró una goleta americana a la Bahía donde estábamos pero en el momento volvió a salir. El mar siempre agitado y no pudimos sacar los cueros.

(Como vemos se trata de un trabajo bastante duro para ser realizado con botes y un pequeño cúter como embarcación de carga. Si hacemos bien las cuentas y descontamos los salarios que debía pagar no era mucho el rédito que sacaba después de una campaña de esta índole. Muy diferente era el resultado en las “factorías” o con buques grandes y sus balleneras para movilizarse. La goleta americana nos habla a claras como el lugar era visitado atraídos por sus riquezas naturales: la caza. Esta se la consideraba como un recurso natural inagotable; algo así como en un momento se pensó del petróleo).

10.- He estado componiendo mi bote. Viento S fresco.

11.- Salimos de Bahía Pequeña para Puerto María la Negra, por estar el barómetro tan bajo, todo el día en 72º 40. Viento NO. Claro.

12.- Salimos con viento NO y mucha lluvia. El barómetro se mantuvo en 72º 50 hasta las 10 h. a. m., en que fué subiendo a 74º y el tiempo tomó otro aspecto. El viento se vino al Sud muy mod. y la atmósfera aclaró, dejando el mar muy agitado, teniendo que volver al puerto anterior.

13.- El barómetro está fijo en 74º. Tiempo nublado, viento SO mod., se ha mantenido así toda la noche hasta las 4 h. del día 14.

En esta parte comienza el traslado de los cueros y la grasa del lugar de “cosecha” a la fábrica en bahía Crossley. Por lo general se fondea durante la noche en alguna caleta dada la proximidad de tierra y falta de visibilidad.

14.- Salimos con viento EN mod. para la fábrica, a las 7 h. de la mañana. A las 8 y calmó y no tuvimos viento hasta las doce en que vino al N. 

15.- Llegamos a la fábrica a las 7 h. de la mañana. Viento NO, tiempo claro. Barómetro 75º  70.

16.- Descargamos 275 cueros de un pelo y 10 barriles grasa. Tiempo claro. 

17.- Puse en tierra 31 cueros de lobo de dos pelos. En la tarde concluimos con el lastre y salimos con muy poco viento del NO.

18.- Viento NNO fuerte. No pude acercarme a tierra hasta la noche, en que dimos fondo en la Bahía Julia a las 11h. 30.

19.- Entramos al Puerto María la Negra, la gente tenía 200 cueros más. 

20.- Empecé a cargar para la fábrica con grasa y cueros. 

21.- Puse abordo 150 cueros y una porción de grasa Tiempo Sud fuerte y muy lluvioso.

22.- Tiempo malo. Trajimos el agua abordo.

23.- Salimos con viento NO mod. a las 7h. de la mañana y dimos fondo en SW Bay, porque el viento quedó casi calma.

24.- Salimos a remo a las 9 h. de la mañana, bordejeamos hasta la 1 h. de la tarde, en que cambió la marea y pudimos pasar la punta. El viento vino al SO fresco y tuvimos que fondear en el mismo puerto.

25.- Viento SO fuerte y mucho mar. No pudimos salir.

26.- Viento O mod. en la primera parte y en la tarde NO fresco. Salimos a las 2h. p. m. con la marea en contra.

27.- Entramos a la Bahía de la Fábrica con viento NO mod.

28.- Descargamos 150 cueros y 8 pipas grasa de lobo.

Marzo 1º- Nos alistamos para salir en la creciente y salimos a las 4.30 p. m.

2.- Entramos a Puerto María la Negra al alba. Otras dificultades. La gente con muy pocos víveras, el tiempo preparándose para el equinoccio, el barómetro en 72º 55, en tempestad y viento NNO muy fuerte y lluvioso.

3.- Salimos con viento SO casi calma. Pusimos abordo 43 cueros con grasa, e íbamos para la fábrica, pero el viento no nos permitió. Dimos fondo en Bahía Chica para dejar una ballenera y descarnar los cueros.

4.- Viento NO mod. Zarpamos pero vino el viento al O casi calma y tuvimos que fondear afuera de Puerto María la Negra.

5.- Nos hicimos a la vela y dimos fondo en Franklin Bay.

6.-Fondeamos en la fábrica por la mañana y empezamos con la descarga.

7.- Por la mañana temprano zarpé para meter la lancha en el arroyo con el propósito de alargarla. Como era también la estación de los pájaros, la mitad de la gente podía trabajar en ellos y la otra mitad en la embarcación pero se opusieron, exigiendo un tanto por día, que era más de lo que valía el trabajo y yo no podía hacerlo. Tuve  que empezar a cargar para la Colonia de Punta Arenas, para concluir con ésto, que no fuéramos a más, y que este negocio quedara terminado.

8.- Viento O mod. Estuvimos cargando los cueros.

9.- Viento SE fresco. Completé 560 cueros, más o menos. Suspendimos y fuimos a ver los que quedaban en Till Cove por no tener más cabida en la lancha. Queda también en la Bahía Franklin una cantidad de grasa. De los cueros en Till Cove, habían muchos que ya estaban malos.

Regresó a Punta Arenas a instancia de su personal, por él se seguía trabajando  en su “Isla”. Volver con solo 560 cueros de lobos y unos 30 toneles después de 2 meses de trabajo no es mucho; es cierto que dejó bastante en las diferentes bahías pero no podemos pensar que se estaba haciendo millonario.

En este relato cuando habla de “Bahía la Fábrica” se refiere a bahía Crossley. Allí llevaba los cueros y la grasa para hacer el aceite. El lugar es ideal para salir luego hacia caleta Falsa, donde recalaba para continuar viaje hacia Punta Arenas dado que ya estaba prácticamente afuera del estrecho de Le Maire con sus fuertes corrientes y escarceos de marea. Pero es evidente que trabajaba del lado sur de la isla y que a la bahía Franklin la tenía como punto de recalada bastante importante dado que por sus anotaciones entraba en cuanto lugar le dejase las piedras. Es una navegación no apta para embarcaciones grandes (más de 16 metros) que no estén especialmente diseñadas para varar (quilla corrida) y que sean muy maniobrables. También vemos como con varios hombres la pueden mover en tierra.

Bahía Crossley nuestras visitas  desde 1993 en adelante.

Hoy en día, dar una vuelta por la playa de esta bahía, significa encontrar restos de navegantes de hace más de dos mil años. Es que a flor de tierra se pueden encontrar fogones con restos de carbón, huesos de lobos marinos y  puntas de flechas además de otros fragmentos líticos.

Sin ser muy protegida de los vientos del sector norte se la utiliza como lugar de fondeo. Las características son totalmente distintas a las otras bahías de la isla. Con playas extendidas, no tiene la forma de fiordo características de los puertos de la mitad este de la isla. En realidad podríamos dividir la isla en cuatro partes, la mitad este con bahías en forma de fiordos, las del oeste tienen playas extendidas y costas bajas; a su vez el lado norte es menos tenebroso que el sur donde los temporales provenientes del Cabo de Hornos golpean fuertemente este sector. Sus piedras a media agua e islotes en forma de fauces de algún tipo de monstruo de la prehistoria, aterrorizaron a los marinos de todas las épocas.

Entre las características de Crossley está la de su relativa fácil comunicación a las bahías cercanas, sean del sur o del norte, a las cuales se puede llegar caminando por una planicie cubierta en gran parte por turbales.   La playa es de arena y el terreno que continua es de suelo arenoso, enmarcada por colinas  tanto al este como al oeste cubiertas de un bosque de coihue no muy tupido. El tenedero es bueno siendo el fondo de arena ; pero de cualquier manera hay un boyon al cual uno se puede amarrar sin temor.

Para desembarcar con el bote de goma preferíamos acercarnos hacia  el lado oeste de la playa y hacerlo entre las restingas que despedía la costa a pique,   dado que en la playa siempre había rompiente. En el medio de la playa desemboca un arroyo con fondo de pedregullo el cual puede cumplir muy bien la función de desembarcadero. Los arroyos portan abundante agua que se puede beber , me expreso de esta manera porque el aspecto de esta ‘ agua’ no es el que estamos acostumbrados. Su color es casi negro, con espuma marrón, y la que hicimos analizar arrojo un PH de 3,9 ; prácticamente un ácido si consideramos que el agua normal tiene un PH alrededor de 7. El motivo es que esta agua, como la mayoría de la isla y de Península Mitre  , proviene de turbales y está cargada de ácido Umico , el cual no representa ningún peligro salvo que alguno de la tripulación se le ocurra purificarla con cloro que es cuando se convierte en cancerígena, según estudios del Dr. Carlos Schroeder.

En el islote exterior de la bahía  se puede observar el famoso faro ‘Le Maire’ que señala la entrada este del estrecho. En la punta oeste de la bahía entre rocas y rompientes se puede observar una parte de lo que fuera una proa de un navío del siglo pasado de cuyo nombre no se tiene referencias, pero nos hace recordar en el lugar donde estamos.

En el centro de la playa, por sobre la línea de marea encontramos una baliza y cerca de ella un monolito que fuera colocado por la legislatura  de Tierra del Fuego rodeado de restos de tergopol y plásticos provenientes de las fábricas de televisores instaladas en Rio Grande. Evidentemente ni el Fin del Mundo se salva de la polución que el hombre moderno se encarga de hacer. Pero para continuar con el tema principal, si caminamos hacia la colina del este vamos a ver un pequeño lugar cercado con antenas retransmisoras. Se trata de una planta meteorológica  automática que va transmitiendo los datos obtenidos.

Cerca del arroyo del oeste existe un pequeño refugio, un tanto mal trecho, construido para los arqueólogos (anne Chapoman), pero que puede sacar de un apuro. Se encuentra repleto de inscripciones de arqueólogos que  en distintas campanas estuvieron realizando estudios en la zona.

Si no se hace mucho ruido y se mira hacia las colinas o en las ondonadas del abra, se pueden ver cabras que tranquilamente polulan por la zona. El que las introdujo fue nuestro famoso marino de los mares del sur: Don Luis Piedra Buena pero no estas que fueron traídas hacia 1960. Se asilvestraron Desde entonces se criaron en estado salvaje, al igual que el ciervo colorado. No logró prosperar el ganado bovino del que no queda un solo ejemplar.

A simple vista la playa presenta un aspecto desagradable lleno de plásticos y desperdicios industriales, pero si uno se detiene un poco enseguida encontrara que no se trata de simple leña depositada por sobre la línea de mareas. En realidad son restos de naufragios que se hallan esparcidos por todas partes. Es así como pudimos recolectar gran cantidad de pequeños souvenirs, como clavos , botellas de licor, frascos de medicamentos , fondos de botellas pulidos por el roce con la arena, tornillos , un perfumero , todo mezclado entre distintos tipos de maderas , cabos , calabrotes , vigotas etc..

Se ha llegado a afirmar (Anne Chapmann) que los restos de la goleta Espora son los que se encuentran esparcidos en esta bahía. Lo único que se sabía (hasta que la encontramos en Bahía Franklyn) es que Luis Piedra Buena la perdió en la isla y con sus restos construyo el cúter Luisito (veremos que no uso madera del “Espora”) , con el cual continuo navegando la zona . Se especula que pudo haber sido entre Parry, Hoppner, Crossley e isla Observatorio pero como no se tiene la certeza, ni conocen la isla, cada uno coloca el naufragio donde más le parece. Según estos historiadores (Braun etc.) construyó el “Luisito” en la playa y ninguna de estas bahías tiene ninguna playa.

Luis Piedra Buena tenía la isla como cuartel general en sus campanas de caza de pingüinos y lobos marinos, aunque siempre estaba dispuesto a salir en búsqueda de sobrevivientes de naufragios. Según comentarios de aquella época, en la zona del Cabo de Hornos se perdían entre el l0 y el 20 % de las embarcaciones que pasaban y los años menos concurridos solían doblarlo entre l00 y 200 naves por año. En total, rescato las tripulaciones de siete naufragios. En muestra de agradecimiento el gobierno le cede en propiedad la isla. Sus herederos la venden al gobierno nacional.

Los comentarios están cerrados